El mindfulness o atención plena se basa en prestar atención al momento presente sin juzgar, manteniendo el foco en el presente, prestando atención a los pensamientos, emociones y sensaciones físicas, pero sin apegarse a ellos. Es decir, observar y dejar ir.

La meditación es una práctica de atención plena que nos ayuda a obtener este mayor control de la atención junto con una mejor regulación de las emociones y una mayor consciencia corporal a través de la respiración.

Se ha estudiado que la meditación a largo plazo genera cambios estructurales y funcionales en el cerebro los que conducen a un mayor control de la atención, a una mayor regulación de las emociones y a una mayor autoconciencia.

Por lo tanto, practicar el mindfulness puede ayudar a aumentar la sensación de satisfacción en tu vida; aumentar tu capacidad de manejar eventos negativos; mejorar tu capacidad de concentración; reducción del estrés, mejorar habilidad para modificar hábitos.

Si estás buscando cambiar tus hábitos alimenticios con mayor consciencia, practicar el mindfulness es una excelente alternativa para lograr tus objetivos. En Mermoz te recibimos para enseñarte el camino del Mindfulness.

Por la Nutricionista Stephanie Kremer