¿Qué es?

Una bebida fermentada a base de té azucarado, en la cual SCOBY (de su sigla en inglés) o el hongo de Kombucha, que se encarga de fermentar el azúcar y producir su sabor característico: medio ácido y dulce.

Su forma de elaboración, temperatura y días de fermentación hace que cada proceso sea diferente, por lo que es muy difícil encontrar una Kombucha con el sabor idéntico a otra.

Se puede comprar o producir en casa, a partir de diferentes variedades de té o infusiones y con agregados finales de otros sabores como toques de frutas, hierbas o sabores.

¿De donde viene?

Hay muchas teorías, pero la más antigua data de hace más de 2.000 años en Asia, particularmente en China, aunque también hay registros de su producción en Japón y Rusia.

¿Tiene beneficios?

¡Un montón!

Pero el principal de ellos es que, al tener una gran cantidad de microorganismos vivos, nos ayuda a regular el tránsito intestinal, mejorar la flora bacteriana, sentirnos mejor y para algunas personas puede ser una forma natural para hidratarse en días de calor.

¿¿Y tu, te atreves a probarla??

 

Por la Nutricionista Yael Toporowicz