El inicio de año trae consigo la intención de un nuevo comienzo, cargar energías, fijar intenciones y
metas.
Queramos o no, a todos nos gustan los nuevos comienzos, una meta, un logro, y que mejor que
aprovechar este mes para intencionar y querer manifestar.
Independiente de lo que andes buscando, comer mas sano, hacer deporte, tener una vida mas activa,
descansar mas, tomar mas agua, bajar esos kilos extras, subir cerros ect ect, con el simple acto de
poner la intención y atención en tu mente, ya se esta trabajando en ello.
Muchas veces nos cuesta partir y simplemente nos autoboicotiamos porque no somos capaz de ver
en nosotros la capacidad de cambio, de darnos la oportunidad de probar cosas diferentes, de dejar
aún lado la costumbre, soltar el hábito automático o de alguna forma dejar de ser lo que siempre
hemos sido.
Mi invitación es que pruebes, como cuando nos invitan a jugar a juego, uno va sin juicio, y se lanza
porque no hay nada que perder, es sencillamente apostar al éxito.
Piensa en algo que te gustaría cambiar o transformar, planta en ti la intención del cambio. Escribe 3
acciones fáciles que podrías hacer en tu día que vayan en coherencia con tu intención, ponle
consciencia para que una vez que lleves tiempo haciéndolo seas capaz de observar y sentir los
beneficios que esto te trae y repítelos cada día hasta hacer de ellos una costumbre, luego un hábito
para así ir construyendo el estilo de vida que quieres.

 

Por la Nutricionista Camila Quevedo