Una muy buena opción de aperitivo, queda con una textura suave (no se derrite)… Lo puede aliñar con lo que más te guste!

Ingredientes:

– 1 quesillo o queso fresco

– 1 cda de aceite de oliva

– 1/4 cdita de orégano

Preparación

En la lata del horno poner el quesillo  o queso fresco (usar papel aluminio o mantequilla en la lata para que no se pegue), agregar el aceite de oliva y el orégano. Hornear por unos 20 minutos a temperatura media.

Servir inmediatamente y disfrutar!

 

Por la Nutricionista Rosario Vivanco