1)  Apaga el despertador y aléjate de tu celular (pon el modo avión).

2) Hidrátate con 1 vaso de agua en ayuna; después de varias horas durmiendo lo que más necesitamos es rehidratarnos y remover toxinas.

3) Incluye algún potenciador de tu salud; toma en ayuna tu vinagre de manzana orgánico con limón, Té matcha, Moringa, Camu-camu u otro de tus superalimentos favoritos que se alinee con tus necesidades u objetivos en salud.

4)  Actívate; haz media hora de tu deporte/actividad física favorita. Go!

5) Levántate! Y saca el modo avión. Empieza tu día con un desayuna liviano, que te active sin dejarte “lleno” ( si toda la circulación dirige su atención a la digestión poco rinde nuestra energía matutina).

6) Inicia tu jornada completando la tarea más difícil del día. Tareas pendientes: Check! (No dejo que me persiga todo el día la tarea más latera o difícil de hacer).

*Water break: ¿Cómo vamos de agua?

7) Planifica tu almuerzo, cocínate o llévate algo liviano y nutritivo, comer pesado o mucho nos deja lentos y cansados para la jornada pm.

8) Planifica tu shot de energía pm: Cuenta siempre con un snack a media tarde (shot de fruta, yogurt o frutos secos, o en su formato práctico; tu barrita saludable para llevar siempre en tu cartera/mochila)

*Water break: ¿Ya llegaste al litro al menos?

9) Shot down: cierra tu jornada y abre el espacio para un momento de disfrute personal. Un momento para ti: Estar con los tuyos, poner música, entrenar, etc, un shot de ti.

10)  Come algo ligero pero reconfortante, incluye semillas, granos enteros, verduras y alguna fuente de proteínas. Evita cerrar tu día comiendo solo pan, que no te alimenta (recuerda que el objetivo es nutrirte, no saciarte solamente).

11)  Volvemos al modo avión. Corta las pantallas y toma un libro, blog de dibujo o notas, lo que te relaje, pero en lo posible sin pantalla. ¡Tómate un minuto para agradecer conscientemente tu día y Good night!

 

 

Por la Nutricionista Teresita Gormaz