Cuando emprendemos un nuevo viaje a la experiencia de probar algo diferente en nuestras vida, la naturaleza del ser humano es que surjan una serie de desafíos mentales. Escenarios que a veces pueden ser muy negativos y con una importante carga de miedo, que nos hacen dudar y a veces ya sentirnos fracasados sin ni siquiera haberlo intentado.

Es ahí donde esta el desafío, no necesariamente en el conocer esto nuevo a que hemos decidido hacer, sino en desafiar nuestra mente, creencias y expectativas, y dejar espacio a la fluidez, al creer y ponerle a motivación a que si pueden suceder muy buenas cosas y más aún a tener la certeza de que no hay limites en lo que podemos lograr si le ponemos la cuota de energía y atención
necesaria a este nuevo viaje!

No olvidemos que las habilidades y la disciplina se desarrollan, no al azar sino por la repetición y decisión que tenemos día a día.

 

Por la Nutricionista Camila Quevedo