¿Para quienes? Para todos! Siendo además perfecta para intolerancias digestivas a los lácteos (libre de lactosa, caseina y gluten) y para dietas cetogenicas/keto que buscan limitar los carbohidratos de este tipo de lácteos!. Además de ser una alternativa mas sana, sabrosa y sin aditivos ni preservantes!

El ghee tiene su origen hace miles de año como base de las terapias y rituales en la Medicina Ayurverda en India. Conociéndose como el “oro líquido”, por variadas propiedades en salud.

Tanto la mantequilla como el Ghee tienen un alto contenido de grasas saturadas y vitaminas liposolubles A, E y K. Sin embargo, existen algunas diferencias únicas que los distinguen.⁠⠀

En primer lugar, el ghee contiene casi el doble de la cantidad de ácidos grasos de cadena corta y media que la mantequilla. Estos tipos de grasas se metabolizan de manera diferente en el cuerpo que los ácidos grasos de cadena larga, y los estudios muestran que no están asociados con enfermedades del corazón.⁠⠀

El Ghee también tiene un punto de humo más alto que la mantequilla, lo que significa que se puede calentar a una temperatura más alta sin el riesgo de oxidarse y formar radicales libres dañinos. .⁠⠀
⁠⠀
Además, al eliminar los sólidos lácteos del producto final, el ghee se libera de caseína y lactosa. Muchas personas tienen alergias o sensibilidades a estos ingredientes, lo que puede provocar síntomas como hinchazón, gases, náuseas y dolor abdominal.
⁠⠀
Finalmente, incluso hay una diferencia de sabor. Mientras que la mantequilla se describe típicamente como cremosa y dulce, el ghee tiene un sabor a nuez, rico y profundo, más intenso. .⁠⠀

Y tú… Que esperas para cambiarte al GHEE?

 

 

Por la Nutricionista Teresita Gormaz