¿Tiene algún efecto mental/emocional tener una buena alimentación?

Claro que si, la Serotonina es un neurotransmisor encargado de modular el estado de ánimo y el apetito, también conocida como la “hormona de la felicidad”, la cual se utiliza en muchos fármacos antidepresivos para que actúen a nivel cerebral. Pero solo el 10% de esta sustancia de produce en el cerebro! el 90% es producida en el INTESTINO! Lo cual depende de lo que comemos.

Por lo que si estamos pensando que curaremos una depresión, trastorno del animo, ansiedad, etc a partir exclusivamente de ese 10% que usan los fármacos para actuar en el cerebro…nos equivocamos! Hay un 90% que puede hacernos sentir tanto mejor si simplemente modificamos la dieta.

 

Este es el post que explica el porqué una buena alimentación es tremendamente influyente en el estado mental y emocional de una persona.

Además de agregar que desde un punto de vista más integrativo; el  hecho de llevar una buena alimentación implica un profundo acto de respeto y auto-cuidado, lo que fortalece un vinculo positivo con la salud mental y emocional de cualquiera.

 

 ¿Qué efectos positivos para la mente o estado de ánimo puede tener el hábito de cocinar?

El hábito de cocinar podría traernos beneficios al estado de ánimo por ser una actividad recreativa si se hace con gusto, si se cocina para otro, y si se utiliza como una herramienta donde poner la intención y amor.

Culturalmente sabemos que el cocinar se ha ido perdiendo, y con el la pausa, la espera y toda la preparación que se requiere para poner en un plato una preparación calentita. La conciencia de que la comida no crea con un click ni llega cuando suena el timbre es clave para valorar la importancia del hábito de cocinar que hemos perdido. La alimentación es medicina cada día y eso viene desde tu cocina.

Efectos positivos podríamos nombrar muchos dependiendo de cómo quiera cocinarse; cocinar puede ser una meditación activa o un espacio de creación con música, o puede ser un espacio de buenas conversaciones y risas si se comparte con otros.

 

¿Es importante el ritual de cocinar en tiempos de aislamiento? ¿De qué manera puede ser positivo para una persona que vive sola?

Claro que si! En estos tiempos podemos usar el cocinar como un ritual para enfocarse en algo distinto, un momento en donde usar las manos, el tacto, olfato y todos los sentidos para crear algo. Es la forma más cercana y cotidiana de hacer algo para mí o para otros.

Cuando se está en familia puede ser un espacio común de encuentro y si se está solo puede ser un lindo espacio de auto-cuidado, y cuando falte la motivación para hacerlo entonces usemos la tecnología a favor y cocinemos on-line con alguien más! Compartir recetas y planificar menús en conjunto puede ser de gran ayuda para muchos. Haciendo de la cocina un hábito, un panorama y un espacio de salud.

 

¿Qué consejos se le puede dar a una persona que vive sola para lograr buenos hábitos alimenticios?

 

Un elemento importante es la planificación,  tener una idea de preparaciones para la semana es clave       tanto para hacer las compras precisas como para comer balanceado.

Planear con anticipación además de ser mas conveniente económicamente, me permite diseñar y ponerle un poco más de perspectiva a mi dieta, por lo que soy capaz de ver mis hábitos más facilmente.

 

Otro elemento que ayuda en caso de tener poco tiempo o pocas ganas de cocinar todo el tiempo es ordenarme y fijar 1 a 2 días a la semana donde cocinar para los siguientes días. Tener opciones de comida en mi refrigerador me facilita el elegir un plato de comida en vez de rematar el día con otro pan porque “me da lata pensar” o terminar pidiendo un rappi mientras me como unas papitas esperando muerto de hambre.

 

 El cocinar, ¿puede tener algún efecto terapéutico?

La salud-terapia tiene muchas aristas, y el arte es una de ellas. La cocina al ser un arte hace parte de este juego de opciones terapéuticas que se utilizar tanto para sanar trastornos psicológicos, tratar miedos, bloqueos y traumas, como para emplear técnicas de desarrollo personal , autoconocimiento y expresión emocional.

Esto podría ejemplificarse al poner a la cocinar como una actividad de meditación activa o como un espacio de creatividad, en donde cualquier que sea tu nivel de expertis en ella, te permite usarla a tu favor como forma de expresión y arte-terapia.

 

 

Por la Nutricionista Teresita Gormaz