Muchas personas practican deporte en ayunas, con las expectativas de quemar mas grasas o bajar mas rápido de peso. Lamentablemente, esto no sucede. Efectivamente se ¨oxidan¨ o se utilizan mas grasas en ayunas, ya que tenemos bajos niveles de glucógeno e insulina, es decir no tenemos glucosa disponible para obtener energía. Sin embargo esta oxidación se compensa a lo largo del día.

Por ejemplo, si se oxidan mas grasas durante el ejercicio en la mañana, el resto del día el cuerpo se ajusta y utiliza otro tipo de sustratos, como la glucosa. Por el contrario, si tomamos un desayuno rico en carbohidratos antes de hacer ejercicio, vamos a quemar esa glucosa en la mañana y durante el resto del día el cuerpo va a quemar grasas.

La naturaleza de nuestro cuerpo y metabolismo es dinámica, es decir se ajusta al sustrato que tiene disponible en ese minuto. Sin embargo, a lo largo del día va a quemar la misma cantidad de grasas y carbohidratos, para mantener el balance y equilibrio propios de nuestro metabolismo.

En conclusión, si quiero disminuir mi masa grasa o cambiar mi composición corporal, debo gastar mas calorías de las que consumo. Esto lo puedo lograr con la combinación de algún ejercicio aeróbico o de cardio y una dieta hipocalórica.

Y OJO! Estos cambios serán iguales, independiente si el ejercicio es en la mañana o en la tarde, en ayunas o después de comer.

Les dejo la referencia: B. Schoenfeld. Et al. Body composition changes associated with fasted versus non-fasted aerobic exercise. 2014

 

 

Por la Nutricionista María Paz Aspillaga