Existen muchos mitos y creencias negativas sobre los Hidratos de Carbono o azúcares y se habla de ellos de manera generalizada. Sin embargo, no hay que tenerles miedo, ya que son la fuente principal de energía y de otros nutrientes esenciales para nuestro organismo.

Una buena manera de clasificarlos y saber cual elegir, es el ¨Índice Glicémico¨. Este, indica la capacidad que tiene un alimento de aumentar los niveles de azúcar o ¨glicemia¨ en la sangre. Esta capacidad depende de la cantidad de fibra, la estructura química y el tipo de carbohidrato.

Siempre es mejor elegir alimentos con un índice bajo, ya que con ellos el nivel de azúcar en la sangre se eleva y baja de manera mas lenta. Lo contrario ocurre con alimentos con un índice alto, en donde la glicemia aumenta y baja de manera brusca. Estos últimos disminuyen la saciedad, aumentan las ganas de seguir comiendo, pueden generar fatiga y lo mas importante aumentan el riesgo de resistencia a la insulina o incluso diabetes.

 

Ojo! Existen otros factores que influyen en el índice glicémico:

  • La madurez en las frutas, mientras mas madura una fruta, mayor su índice glicémico.
  • El método de preparación. Por ejemplo en el caso de las papas, aunque tiene un índice alto, este varía según la preparación. El mas alto lo tienen las papas al horno, seguido del puré de papas, papas fritas, papas cocidas y finalmente chips de papas.

Finalmente, no debemos eliminar los Carbohidratos de nuestra dieta, pero si seleccionar los con menor índice glicémico y mayor contenido de fibra, como legumbres, frutas, verduras y cereales integrales.

Acá les dejo una clasificación de los diferentes alimentos según su índice glicémico.

 

Por la Nutricionista María Paz Aspillaga