Los cambios de estaciones son perfectos para limpiar y depurar el organismo, liberar el exceso de peso, recuperar energía y sentirse increíble para dar la bienvenida a la primavera.

Pero antes que nada, hay q dejar en claro que las limpiezas y detox tienen por objetivo volver al equilibrio. Todos los excesos, aunque sean “sanos” siguen siendo excesos que interrumpen este equilibrio y pueden dañar nuestra salud.

Aquí les dejo algunos consejos para tomar en cuenta y tomar aquellos que nos hagan sentido y que colaboren con el encuentro de nuestro sano equilibrio.

  1. Comienza el día hidratando el cuerpo. Toma un vaso de agua idealmente filtrada, le puedes agregar jugo limón .
  2. Es fundamental en estos procesos agregar un shot de antioxidantes y agentes antiinflamatorios para detener la oxidación. Shot de Cúrcuma (Jugo de 1 naranja + 2 cdta de cúrcuma en polvo + pizca de pimienta)
  3. Que tu desayuno siempre este cargado de vitaminas y minerales… como lo hacemos? Siempre asegurándonos con alguna porción de frutas. Puede ser en jugo, batidos o con fruta picada junto a nuestros cereales.
  4. Las verduras de hojas verdes, son perfectas y necesarias si queremos limpiar, depurar y eliminar el líquido retenido. La puedes incorporar en algún batido de la mañana o simplemente como ensalada a la hora de almuerzo y cena.
  5. Priorizar los alimentos en su estado natural, esto no quiere decir que sea todo frío y crudo, si no mas bien, en elegir alimentos mínimamente procesados o cocinados en casa con ingredientes naturales sin químicos agregados.
  6. Evita el exceso de condimentos procesados (kétchup, mayonesa, mostaza, salsas, cremas ect) elige darle sabor a tus comidas con cosas naturales como; orégano, ajo, hierbas, aceites naturales, pastas de semillas ect.
  7. Un punto importantísimo a destacar… escucha las necesidades reales de tu cuerpo. Anda poco a poco identificando que alimentos te hacen bien a ti y cuales no te aportan mucho. Cada uno de nosotros reacciona diferente y también nuestras necesidades son individuales.

 

Por la Nutricionista Camila Quevedo