Alimentarse es una necesidad biológica del ser humano para nutrirse, crecer, prevenir enfermedades y desarrollarse. Al igual que otras necesidades primarias, viene acompañada de un mecanismo compensatorio, que nos confirma que comer es necesario.

Evolutivamente el hombre desde su inicio ha distinguido entre alimentos beneficiosos y dañinos, por ejemplo tiene una predilección por los sabores dulces presentes en algunos carbohidratos, cómo frutas, miel, sacarosa e incluso leche materna durante los primeros meses de vida. Esto ayudó al hombre primitivo a elegir alimentos con un alto aporte de energía inmediata, indispensable para la supervivencia. Por otro lado, existe una aversión por el sabor amargo presente en algunos frutos, plantas e insectos venenosos que presentan un peligro para la salud. Con esto quiero decir que sentir placer por algunas comidas es normal  y de vez en cuando comer por placer también es legítimo.

El problema se presenta cuando este gusto por comer se transforma en una adicción. En algunos estudios se ha visto que existe gran similitud entre la dependencia de sustancias ilícitas y el consumo excesivo de ¨alimentos hiperpalatables¨, altos es azúcar, grasa y sal. Incluso desde 1956 en el ámbito de la alimentación, ya se observaban personas con síntomas similares a los de la adicción. Coincidentemente, sólo 16 años antes, la cadena Mc Donalds abría su primer local y con él, el mundo de la comida hiperpalatable.

Por otro lado, se han realizado estudios en ratas, que muestran que cuando estas tienen acceso a azúcar, grasa o alimentos procesados desarrollan alteraciones en el mecanismo de refuerzo que se relacionan con la adicción. Además se observa que en ellas se desarrollan comportamientos adictivos como abstinencia, consumo excesivo y tolerancia, es decir, necesitan mayor cantidad de sustancia para sentir el mismo placer.

Científicamente hablando, el consumo de comida y de drogas liberan el mismo neurotransmisor llamado dopamina en el sistema nervioso central. Este neurotransmisor se relaciona con la motivación y recompensa.

Finalmente, ¿Qué hacer con esta adicción?

La mejor solución es comer alimentos naturales y evitar los ultra procesados, estos últimos utilizan todos los ingredientes ultrapalatables dentro de un mismo producto. Por ejemplo una galleta de chocolate con crema va a tener dentro de sus principales ingredientes azúcar, grasas y sal. Nadie es adicto a comer azúcar a cucharadas, pero si es difícil resistirse a un paquete de galletas.

Cómo si no fuera suficiente, la industria dentro de todos los aditivos, utilizan sustancias para realzar el sabor, es decir hacerlos aun mas hiperpalatables y adictivos. Dentro de estas sustancias, la mas utilizada es el Glutamato Monosódico. El  glutamato se encuentra naturalmente en muchos alimentos, aportando el sabor ¨Umami¨, sabroso en japonés. Además de realzar el sabor, estimula la secreción salival y aumentan el apetito, es decir, los hace mas adictivos.

Con todo lo mencionado anteriormente, sumamos mas razones para preferir siempre los alimentos naturales!

 

 

Por la Nutricionista María Paz Aspillaga