No solo alimenta tu cuerpo, sino también nútrelo. Mi filosofía es nutritirlo con alimentos de alta calidad nutritiva. Afortunadamente hoy tenemos bastantes opciones para lograrlo.

  • Comenzando con pequeños hábitos saludables;

– Toma la decisión de realizar un cambio.

– Elige 1 acción que sientes que te hace bien, independiente de la que sea y mantenla hasta formarla un hábito.

– Date el espacio para comer, tus tiempos de comida. Come en calma, sentad@ y haz consciente este acto sagrado.

  •  En cuanto a los alimentos;

– Toma probióticos en ayunas y de manera diaria.

– Incluye todos los días gran cantidad de verduras, mayoritariamente de colores verdes.

– Modera el consumo de frutas, si bien son muy saludables y las necesitamos a diario, su exceso también puede der perjudicial. Toma 3 porciones la día.

– Consume grasas saludables, como palta, semillas (zapallo, chia, girasol y linaza), frutos secos (nueces, almendras, castañas de cajú), aceites (coco, oliva, sésamo, ghee)

– Consume proteínas de buena calidad, carnes, pescados, legumbres y semillas. – Incluye muchas hierbas y especias en tus preparaciones.

– Durante los fines de semana, te das el espacio de encontrar TU equilibrio. Comes de todo, pero en moderación y priorizando los alimentos naturales y poco procesados.

 

Por la Nutricionista Camila Quevedo