Comienza la cuenta regresiva del cierre de año y el ritmo se acelera…Es un mes rápido, lleno de eventos, compromisos, temas pendientes, deudas que cerrar, y sin quererlo vamos entrando en esta locura de hacer todo corriendo e inconsciente. Donde perdemos el centro y hacemos todo de manera automática, dejando atrás lo esencial… Por ejemplo, el descanso, nuestro sueño, las horas pausadas, el autocuidado ect. Si bien todo lo que es mencione anteriormente para muchos deja de ser prioridad, es algo que todos y todas anhelamos profundamente… el estar en calma, en paz y que en fondo de nosotros haya una tranquilidad base.

No todos llegamos a eso de la misma manera, algunos necesitamos hacer, otros estar en pausa pero hay algunas cosas bases que las he descubierto en mis años de escuchar a mis pacientes… Y es que independiente del tipo de alimentación que se tenga, de los gustos o las creencias, todos refieren que cuando comen en pausa, en las cantidades que necesitan, comer disfrutando y sin ansiedad, comer alimentos más sanos y en los tiempos, en sus vidas están con un cierto orden que les da más tranquilidad y claridad.

Mi invitación por este último mes del 2018 es a eso… Independiente del estilo que tengas, no le pongas más presión… intenta ser coherente contigo y comer lo que tú crees que te hace bien y que lo hayas sentido anteriormente, ordenarte en tus horarios, y date el tiempo para comer, aunque sea corto, pero que en ese momento estés consciente de que estás comiendo, evito lo muy procesado y privilegiar lo natural, y nunca dejes de hacer ejercicio o cualquier actividad física que te mantenga en movimiento.

 

Por la Nutricionista y Health Coach Camila Quevedo