Fin de año y sus festejos… ¡que felicidad pero que complicación! ¿Como enfrentar estas fechas?

No se trata de no disfrutar, de limitar el goce; todo lo contrario! Se trata de sacarle el máximo provecho a estas fechas, llenando el corazón de alegría y buenos recuerdos.

Nuestra memoria guarda los buenos momentos, las risas compartidas, los chascarros, la anécdota de algún familiar, pero ni se acuerda de lo que comí hace una semana o el sabor del postre que me repetí…

Una prueba de fuego para muchos, etapa difícil por sus frecuentes tentaciones, pero un excelente punto para observar si estamos viviendo realmente un cambio de hábito  o tan solo estamos pasando por otra “dieta” o limitación momentánea.

Las festividades son parte de la vida y de echo, son para festejar muchas lindas ocasiones de las cuales no tiene sentido quedarse fuera. Todo lo contrario, la idea es ser partícipes, celebrar en familia/amigos y llenar el corazón. ¿La clave? El equilibrio, disfrutar con moderación y sin culpa. Gozar con el balance.

¿Pero que pasa? Que las tentaciones son muchas, el querer disfrutar de un buen momento se confunde con la emoción de degustar y complacer al paladar en forma excesiva. Dejando de lado la gratificación que tiene por si solo el beneficio de llenarse de todo el cariño y felicidad que traen estas fechas sin alterar los hábitos alimenticios que estamos construyendo. Es por eso que aquí les dejamos un decálogo de consejos para disfrutar conscientemente de toda ocasión de este mes de festividades:

DECÁLOGO DE LA NUTRICIÓN CONSCIENTE EN DICIEMBRE

  1. Respetar los tiempos de comida; desayuno, almuerzo, once y cena. Esto permite que a pesar de las festividades no se modifiquen nuestras porciones y no “hagamos hambre” pensando en la siguiente celebración, que solo consigue que la elección de los alimentos que tengamos sea inconscientemente menos saludable (mayor atracción por lo graso, salado o extremo dulce, sin darle espacio a lo saludable para disminuir el hambre).
  2. ¡Ojo con los dulces! Galletas, pan de pascua, bombones, pastelitos y tortas son tan tentadores como calóricos, siendo una de las comidas más a la vista en estos días. ¿La recomendación? Disfrutar sin excesos, el problema no estará en 1 pastelito, sino en la suma de todas nuestras elecciones dulces. Intenta escoger tu gustito dulce, compartir tu porción con compañeros de mesa si es grande y no repetir el postre, son simples consideraciones.
  3. Las verduras y frutas siempre serán un buen aliado para estas fechas, acompañar tu plato optando por mas verduras en vez de papas, arroz u otras preparaciones fritas, apanadas con mayor aporte calórico.
  4. Come con gusto y disfrutando, pero ten presente tus porciones y sensaciones de hambre/saciedad. Ya que en estas fechas la oferta de comida y opciones es muy superior a nuestras necesidades. Que los sobre-estímulos alimentarios no se superpongan a tus necesidades! Se fiel a tu cuerpo, no sabotees tus esfuerzos anteriores.
  5. Brindis con una copita de champan, dos, tres, diez… Ojo! Mide tu consumo de alcohol, intercala el consumo de alcohol con hidratación para mantenerte hidratado, menos ansioso y evitar la sobre ingesta de alcohol por piloto automático al simplemente tener el vaso en la mano.
  6. Involúcrate! Participa más en planear los eventos, busca incentivar a tu entorno a disponer de una oferta de alimentos que sean ricos y saludables para que puedas disfrutar sin necesidad de complicarte esos días. (planea una ensalada especial, un aperitivo acorde a tu plan alimentario, pisco sour sin azucar, etc!)
  7. Quítale importancia a lo que vamos o no vamos a comer, no será la primera ni ultima vez que probemos ese brownie , profiteroles, papas a la crema, empanadita, etc.
  8. Recordar que el aperitivo es eso… solo un aperitivo, no el plato fuerte.
  9. Enfocarse en disfrutar lo que tenemos servido en el plato y no en el clásico pensamiento de que comeré después…quiero más de esto, a lo mejor si le agrego… etc… a todos nos ha pasado. Ser conscientes de que existen estos pensamientos ya es un paso, ahora a enfocarse en disfrutar lo que tenemos servido.
  10. Disfrutar y abrazar cada instancia! No importa si “fallas” por comer demás en un evento, busca equilibrar tu consumo al día siguiente y programarte para hacerlo mejor en el siguiente.

Felices Fiestas!

 

Por la Nutricionista Teresita Gormaz