Continuando con el post anterior, cada cambio de estación amerita detenernos, mirarnos y limpiar un poco el cuerpo. Es un período para volver a recordar y conectarnos con lo que necesitamos.

Es una pequeña pausa, que puede ser muy gentil con nuestro organismo, no necesitamos cambios tan drásticos para hacer una limpieza y aún así, sentirla… En nuestro nivel de energía, mejor sueño, piel y equilibrio en nuestro peso.

Primero los invito a hacer un pequeño chequeo personal… Hay alimentos que todos tenemos como dentro de nuestras adicciones, que no necesariamente nos hacen bien… El primero paso es ver si realmente nos aportan y aventurarnos a dejarlos por unos días, por ejemplo puede ser ese dulce después de almuerzo, o el café bien cargado en las mañanas. 

 

Continuando con lo comemos aquí les dejo algunos consejos para restringir y aumentar. 

– Cambiar el café, por agua de hierbas o té verde.

– Eliminar el alcohol, son sólo 5 días jeje.

Disminuir el gluten, por lo tanto dejar a un lado las pastas, pan blanco de trigo y masas. Preferir granos como arroz integral, quínoa o legumbres. En reemplazo del pan, les recomiendo, frutas o batidos de frutas con frutos secos y semillas, o bien panes sin gluten con huevo o palta.

– Eliminar la leche de vaca, probar con leches vegetales, que son muy ricas… De almendras, coco o arroz.

– Dejar las carnes rojas y reemplazar por pavo, pollo o pescado fresco. 

– Eliminar el azúcar y todo lo que lo contenga (queques, galletas, dulces, pasteles etc) como también las frituras y el exceso de alimentos procesados. 

 

Por otro lado, le damos más espacio y aumentamos;

Verduras frescas, muchas hojas verdes y gran variedad de colores. 

– Agregar frutas de estación al desayuno y colación de media mañana.

– Preferir alimentos poco procesados. 

– Aumentar la ingesta de granos como arroz integral, quínoa, amaranto, mijo, habas, arvejas o legumbres. 

– Agregar frutos secos y semillas como snacks y al desayuno. 

– Consumir huevos free range. 

– Aliña con limón natural, aceite de oliva y sal de mar. 

 

También otras cosas que nos ayudarán;

 – Elige alguna actividad física, que te guste y motive, para ayudar al sistema linfático a limpiar y depurar. Sólo necesitarás 30 minutos diarios. 

– Aumenta la ingesta de agua, puede ser en infusiones o hierbas, cooperando con los riñones a filtrar toxinas fuera del cuerpo. (Rosa mosqueta, Melissa, Manzanilla, boldo etc).

–  Agrega hierbas y especias naturales para potenciar la limpieza (pimienta, cúrcuma, ajo, jengibre, canela, nuez moscada).

– Prioriza tus horas de sueño, para que el cuerpo pueda limpiar y reparar. Entrégate 8 horas de sueño cada noche. 

 

Los invito a comprometerse con esta limpieza por sólo 5 días, para dejar atrás el invierno y comenzar un nuevo ciclo. Notarán las cambios y beneficios que experimentarán. 

Por la Nutricionista y Health Coach Camila Quevedo