Cuando un grano de cualquier cereal o legumbre cuenta con el agua, oxígeno y calor suficientes germina. Una vez germinados son mucho más nutritivos y fáciles de digerir. Los granos de cereales y leguminosas son “concentrados” de proteínas, ácidos grasos esenciales, enzimas, vitaminas, minerales, fibra e  hidratos de carbono.

 Para que al organismo le resulte más fácil su asimilación  se comen cocidos.
Con ello, se realiza una especie de “pre-digestión” que nuestro organismo no podría realizar por sí sólo. Los germinados, en cambio, es como si ya hubieran alcanzado ese estado, manteniendo todas las propiedades y beneficios del grano en su estado natural. 

Como realizar germinados;

Se necesita:

  • Un frasco de vidrio boca ancha
  • Pedazo de tela (Tul o malla fina)
  • Elástico
  • Semillas

Procedimiento:

  1. Dejar remojando la semilla 24 hrs, en el jarro de vidrio. Poner una malla y sujetar con el elástico, que quede tapado pero que le entre oxígeno.
  2. Luego de las 24 hrs. escurrir toda el agua.
  3. Dejar el jarro en un lugar oscuro a T° ambiente
  4. Todos los días agregar agua y retirarla. Una vez que comiencen a salir los brotes, poner el jarro a la luz pero no al sol directamente, siempre a la sombra. Una vez que haya crecido 5 cm están listos para comer.

Lo puedes agregar en tus ensaladas, guisos, sándwiches etc.

 

 

Por Camila Quevedo – Nutricionista y Health Coach